¿Tú que eres especialista o pobre?

1209304047_740215_0000000000_noticia_normal

Me gustaría compartir hoy algo que he estado leyendo en un libro de principios de economía y que me ha hecho reflexionar sobre el tema de este blog sobre ‘qué hacer’ o ‘qué elegir’ y especialmente sobre la constante temática de y ¿cuál es mi sueño? Aunque incluyo algún término económico es fácil sencillo y para toda la familia, y creo que a más de uno podría hacerle pensar sobre sus propias elecciones y el sentido de estas.(Hacia donde vamos, de dónde venimos…!!!?) Ya.

Breve anotación: el principio de la ventaja comparativa dice que “todo el mundo obtiene mejores resultados cuando cada persona (o cada país) se concentra en la realización de aquellas actividades para las que su coste de oportunidad es menor”. Y de ahí se sacan dos ideas:

  1. A partir de esto, se plantea (en este libro en concreto) la idea de que los habitantes de países subdesarrollados (como por ejemplo Nepal) puedan desarrollar una amplia variedad de actividades (para las que la mayoría de nosotros contratamos a otros), puede deberse a que sean demasiado pobres como para contratar a otros. Sin embargo, se rechaza seguidamente esta idea para afirmar lo contrario: son precisamente pobres porque lo hacen todo ellos mismos. Frente a este sistema económico, los sistemas basados en la especialización y el intercambio de bienes y servicios suelen ser mucho más productivos, satisfaciendo sus necesidades comerciando los habitantes entre sí. Ya Adam Smith, identificó en el siglo XVIII en su obra La riqueza de las naciones, el aumento que experimentaba la productividad gracias a la especialización… (vaya que es más antiguo que “andar palante”). Además, destaca que para que se pueda dar esta especialización, se necesita que haya densidad de población, que en el caso de Nepal, no se da.
  2. A nivel de países, la ventaja comparativa puede deberse a las diferencias existentes entre los recursos nacionales y extranjeros. La topografía y el clima explican por qué Colorado se ha especializado en el sector de esquí y Hawai en ser un centro turístico costero (o la Costa del Sol en un lugar de playa, paella, flamenco y fiesta)

    ¿Y ENTONCES?

En la economía capitalista globalizada en la que nos encontramos, no sólo sería más beneficioso para ésta que nos especializásemos en un trabajo, sino que además este trabajo sería aún más productivo si se adaptase al lugar en el que se trabaja (si estás en el desierto y te quieres dedicar al mundo de la nanotecnología lo llevas crudo). En España, convertirnos en camareros, o animadores turistas vendría muy bien… a no, espera, que ya lo estamos haciendo :D!! No, si va a ser que no estamos en crisis, estamos adaptándonos a la rueda económica mundial! 

Entonces resulta que la tendencia en un mundo globalizado es a la especialización, y además esta especialización pasa a ser cada vez más singular, pues los países desarrollados trasladan la producción a países subdesarrollados donde los costes de producción son mucho menores. Nos encontramos pues, con el panorama que a modo de sátira exponía Charles Chaplin en Tiempos Modernos, donde se reflejan los costes psicológicos que tiene para los trabajadores el trabajo repetitivo especializado. Por el contrario, no especializarse conlleva aceptar unos salarios bajos o trabajar muchísimas horas.

Ante esto, me viene la imagen de aquellos profesores estadounidenses que dan maravillosas charlas del tipo ‘‘I have a dream” pero referidas a la carrera universitaria, que motivan al alumno a especializarse y ser el mejor en lo suyo. No critico al profesor, pues probablemente éste esté diciendo el discurso con pasión y quiera ayudar a sus alumnos, ya que él está inmerso en esta rueda, lo sepa o no. Pero es curioso que decidir pasar la vida especializado en algo y no salirse de ahí, se acepte como un “sueño”, mientras que no hacerlo y pasar la vida haciendo cosas distintas sea algo así como ‘fracasar’ ‘estar perdido’…

No digo que ninguna de las dos sea mejores o peores, pues depende del modelo de vida que te plantees. Para mí, personalmente, que siempre quiero aprender cosas nuevas y tengo una mente demasiado inquieta, pasarme la vida estudiando un tipo de bacteria (por decir algo), la obras literarias de un reconocido autor, apoyando a una empresa concreta, o trabajando para un sector específico, me abruma. Para otros, lo contrario, es decir, el no enfocarse en un tema concreto, les abruma aún más.

  • Por tanto, creo que si estás seguro de que quieres hacer algo que te apasiona y siempre has querido… go ahead!
  • si no lo tienes claro… ¿por qué perseguirlo? ¿porque has aprendido que ha de ser así? ¿porque sino no te adaptas al sistema especializado? y si es así… ¿y qué? Ahora digo una barbaridad: el mundo se va a ir al garete de todos modos, ¿y qué si no nos adaptamos a sus normas?

p2.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

 

rusell-up-la-chapiterie-chapas-personalizadas

Anuncios

One thought on “¿Tú que eres especialista o pobre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s