¿Estás triste? Pues pastillita y andando

contra la depresión si

Me topé ayer con un artículo en “laopinióncoruna” con el título “la generación de los antidepresivos”.

Siempre llama la atención leer un titular de este estilo, pero no es la primera vez ni mucho menos que leo algo similar y lo triste es que lo que antes parecían casos aislados, se ha convertido en el “pan de cada día”. Tanto que ya ni nos impresiona.

Nos dicen que las cifras de consumo de antidepresivos y ansiolíticos se han triplicado, y tan siquiera entendemos lo que significa.

antidepresivos

En el artículo, se alerta que el uso se ha disparado debido al “autoconsumo”. “La sociedad actual, la del bienestar, tiene poca tolerancia a la frustración, al estrés y como alertan nuestros compañeros de Atención Primaria, mucha gente quiere medicalizar la vida cotidiana”

Y es por esto que cada vez es más frecuente que los pacientes acudan a su médico de cabecera en busca de un fármaco “mágico y rápido” que le permita dar fin a una etapa estresante, a episodios desagradables o a superar el duelo de un ser querido.

Lo cual es un error, pues ante estos episodios, somos nosotros lo que hemos de modificar la actitud o adaptarnos a las circunstancias, y no recurrir a un medicamento, que lo que hace es evadir y no afrontar.


Lo que me ha llamado la atención de este artículo no ha sido sólo que se mencionase el incremento tan brutal de fármacos para tratar la depresión. Sino el que se estén recetando en cantidades masivas a personas que no lo necesitan.

Porque la depresión es un tema muy serio, y su tratamiento es muy necesario y eficaz en ciertos casos, pero en otra gran parte (como afirma el artículo), es dañino y sume a la persona en un estado de dependencia del que difícilmente podrá salir.

  • Además, justo después de este artículo, había un vídeo relacionado en la página en el que decía que el consumo de alcohol en los jóvenes incrementaba cada año

Jóvenes y adultos consumiendo sustancias externas para poder sobrellevar el día a día…

No me gusta quejarme de la sociedad actual, pues creo que todos (o casi todos en Occidente) deberíamos de estar agradecidos de vivir en esta época y no en otras épocas anteriores, donde primaba la falta de libertad, de conocimiento y de posibilidades. Pero desde luego en el plano psicológico y social tenemos mucho que hacer.

  • Invirtamos el dinero en hacer cosas de forma colectiva,
  • Invirtamos el dinero en crear plataformas y centros de reunión,
  • Invirtamos el dinero en hacer deporte, en comer bien, en actividades de ocio,
  • Invirtamos el dinero en ayudar a otros, pues es de las cosas que más satisfacción da,
  • Invirtamos el dinero en causas externas que nos afectarán tarde o temprano a nosotros…(los ataques yihadistas actuales no han surgido de la nada… pero eso para otro capítulo)

¡¡Pero no invirtamos el dinero en pastillas que no necesitamos…!! Para que se forren las farmacéuticas a costa de nuestra tristeza.

Invierte en felicidad y no en no ser infeliz.

Tenemos que disfrutar más de las personas: reír cantar bailar juntos... es la mejor medicina
Tenemos que disfrutar más de las personas: reír cantar bailar juntos… es la mejor medicina

No nos aislemos del resto para encerrarnos en nuestras mentes. Al fin y al cabo somos seres sociales, y sin el resto estamos perdidos.

Anuncios

7 thoughts on “¿Estás triste? Pues pastillita y andando

  1. Un mensaje realmente positivo y con mucha coherencia, ¡pero claro el negocio a cualquier coste parece la única salida! ¿Que es la crisis si no mas que una depresión colectiva en que las personas solo hacen que lamentarse? Que pena!

    Me gusta

    1. Es curioso, pero cuando se buscan soluciones para sacar a las personas que están en peores condiciones tras la crisis, parece que la solución es darles dinero. Está claro que mejorará sus vidas, pero lo hará profundamente? ¿por qué no dar trabajo, dar una ocupación o al menos una labor social? Una persona que se siente inútil tras estar mucho tiempo sin trabajar… no necesita sólo dinero, necesita algo que hacer!

      Le gusta a 1 persona

  2. En vez de comprar pastillas habría que ahorrar para un viaje… creo que nada te vuelve tan tolerante o empezar alguna actividad social, como ayudar en un comedor de niños, por ejemplo… nos falta empezar a cambiar el chip y pensar en cómo nos queremos sentir y que cada día podemos hacer algo para estar mejor y decidir accionar para ser felices. No va a ser divertido al principio pero las emociones están para algo, siempre nos enseñan y nos hacen más fuertes… me duele ver tanta resistencia en muchas personas que prefieren callar su voz interior, se vuelven más débiles

    Me dejaste pensando, gracias! nada mejor que poner a mover las neuronas 😀

    Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  3. Bueno…la verdad, se podría echar las culpas directamente a la industria farmacéutica, por su falta absoluta de ética con la salud de las personas, o a los médicos españoles, donde los más veteranos (la “vieja guardia”, que es como los llamo) no ven más allá de las palabras “cirugía” y “medicamento”.
    Pero lo cierto es que la otra “vieja guardia” de la sociedad, las personas más mayores, y algunas no tan mayores, han vivido o viven bajo el mágico mundo de los fármacos. Quizás influidos por endiosar la figura del médico y hacer caso a absolutamente todo lo que éste le dice, las personas creen realmente que solamente tomando pastillas mágicas se les van a quitar todos los males. “Qué raro que me duela el cuello, lleve 1 semana tomando ibuprofeno y no se me quite”. No, señora, eso no va así.
    Ejemplo más claro y, para mí, más desgraciado, el de mi madre.
    Ella, como otras personas, tiene problemas de dolores y de estrés/ansiedad/infelicidad ¿Y cómo se quita esa tristeza/ansiedad? Pues dejando que otras sustancias (tabaco/alcohol/pastillas) te lo quiten, ¿verdad?
    Olvidan o no saben que el cambio empieza por empezar a ser activo, por empezar a usar tu cuerpo con el objetivo para el cual fue diseñado, MOVERSE (y no dejar solamente que otras herramientas sean las que te desplacen, como el coche o el autobús); no saben que la felicidad está en las pequeñas cosas, como dar un paseo, sentir la brisa, el sol…ayudar a una persona con su compra, hacer que alguien se sienta bien, ser agradecido…En definitiva, ser un poco menos egoístas y olvidar de vez en cuando el mundo tecnológico y consumista para centrarnos más en los demás y en la naturaleza
    Es muy importante buscar solución a problemas como la depresión apoyándose en otras personas, en algunas actividades… no sólo en sustancias mágicas que harán efecto mientras se está sin hacer nada.

    Como he visto alguna vez:

    “Si hubiera una pastilla que tuviera todos los efectos beneficiosos que aporta la actividad física, las personas la comprarían antes que todos los medicamentos”

    Pero obtener esos beneficios está en nosotros, y no en medicamentos mágicos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s